miércoles, 21 de noviembre de 2012

Carta de Eduardo Mosches a La Jornada


Estimada Directora: por este medio solicito la inclusión de este texto en la sección adecuada-


El gobierno israelí, representante de la extrema derecha, ha lanzado hace una semana una brutal campaña electoral. Dentro de dos meses deben realizarse elecciones generales en Israel. Netanyahu y su cofradía de expansionistas confesos, han planificado concienzudamente los actos  que han llevado a la actual situación de muertes masivas. Realizan la acción de asesinar a un líder político- militar de Hamas,el cual había  participado en reuniones con representantes israelíes, con la intención de lograr algunos puntos de acuerdos. El asesinato dio como resultado lo esperado, la reacción violenta de grupo político palestino con la descarga de cohetes. La campaña electoral continúa.  Los ataques y bombardeos al territorio de Gaza han dado como resultado la matanza de más de cien personas, mayoritariamente civiles, de toda edad y género. Por otro lado, tres israelíes  fueron muertos. La excusa israelí es su derecho a la defensa. Hablando de un régimen,  que ha   basado su política de expansión territorial desde 1967. La anexión, ya olvidada y legitimada, de las colinas del Golán, territorio sirio, que ha sido anexado por los israelíes, donde tienen excelentes viñedos, cuyos productos exportan. Asimismo,  la instalación en territorio palestino de centenares de poblaciones militarizadas, con casi un millón de colonos israelíes viviendo y subdividiendo ese territorio, que deberá ser la base de conformación del estado palestino. El ataque contra la población civil, encubierta en excusa del enfrentamiento a la resistencia  armada de Hamas,  los llamados terroristas, es la acción contra el mayor gheto creado, , de más de un millón y medio de personas, por el propio estado israelí. Como potencia ocupante ha realizado una política de bloqueo y encierro de la población palestina, dando como resultado, una situación planificada de desnutrición permanente de la misma, básicamente niños. Ahora, la acción de masacre militar ha llevado a que un 84% de la población israelí apoye las acciones militares, tarea cumplida en la campaña electoral. El cinismo de los gobernantes israelíes es total, ahora exigen que para alcanzar una tregua, los palestinos deben erradicar totalmente  los ataques con cohetes. Si realmente pensaran en la protección de su propia población,  lograr la paz y la seguridad, las medidas a realizar, por su parte, sería  el desalojo inmediato de las colonias y sus colonos armados de territorio palestino, el regreso a las fronteras de 1967, como un acto primario de solución del problema histórico. Dolorosamente, lo que continúa son los bombardeos y las muertes. Pero, en esta campaña electoral, no todo es perfecto,  también se han dado voces  de israelíes que se han negado a participar en el ejército y madres que denuncian y se oponen radicalmente a estas acciones de matanzas como solución del problema. En estas voces se encuentra la esperanza de solución.
Eduardo Mosches

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada