lunes, 25 de noviembre de 2013

Comunicado de Irmgard Emmelhainz sobre la FIL

Aquí, en la falda de las colinas, ante el ocaso
y las fauces del tiempo,
junto a huertos de sombras arrancadas,
hacemos lo que hacen los prisioneros,
lo que hacen los desempleados:
alimentamos la esperanza. […]
Mahmoud Darwish, Estado de sitio (2002).

El conflicto Israelí-Palestino representa a principios del Siglo XXI el paradigma de la politización del perdón, de la humanitarización de conflictos étnicos, de la instrumentalización de la cultura como herramienta de solución a conflictos, para pacificar la violencia, restituir el tejido social, etc. Tanto Gaza como Cisjordania, son laboratorios de tecnologías de guerra, de urbicidio sistemático, de control de protestas y de seguridad, las cuales Israel exporta al resto del mundo – incluyendo a México. México e Israel tienen en común un récord de violaciones de derechos humanos que permanece impune; las de Israel incluyen despojo, expulsión, opresión, bloqueo de víveres, medicinas y materia prima (a Gaza), tiranía de la incertidumbre, saqueo de tierras y recursos vitales, opresión psicológica, vigilancia, control continuo y limitaciones de desplazamiento del pueblo palestino. La Nakba (o catástrofe) de los palestinos no ocurrió en 1948 con la creación del estado de Israel, sino que continúa. Aunado al interminable y fútil proceso de paz – el equipo de negociaciones palestino renunció la semana pasada “por el aumento sin precedentes de la colonización y opresión contra Palestina y el Pueblo palestino” –, la impunidad israelí se debe a la excepcionalidad por la que cabildea el estado de Israel a lo largo y ancho del mundo. Para hacer otra analogía entre México e Israel, se pueden mencionar dos incidentes ocurridos este mes, dignos de cualquier estado de apartheid: la expulsión de dos jóvenes indígenas estudiantes de doctorado de una panadería francesa en San Cristóbal, Chiapas – por confundirlas con méndigas – y el haber impedido que siete indígenas oaxaqueños abordaran un vuelo nacional en Aeroméxico. Tomando estos paralelismos en cuenta, tiene mucha lógica que el gobierno mexicano agasaje a Israel como invitado especial de la Feria Internacional de Guadalajara. Además si consideramos que a una semana de inaugurar la Feria, Shimon Peres encabezará una legión de (ochenta) representantes de corporaciones Israelíes para un encuentro de negocios Israel-México en la Ciudad de México, la Feria se revela descaradamente como parte de un engranaje diplomático dirigido a reafirmar lazos entre ambos países. La visita de la delegación de empresarios israelíes incluirá una audiencia con Enrique Peña Nieto y Carlos Slim, ante quienes presentarán un rango de actividades y posibilidades de cooperación entre las naciones y las compañías, entre ellas: en los campos de la seguridad, internet, comunicación, sistemas bancarios, agua y energía. Con esta visita – además de concretar lazos de negocios – Israel busca darse a conocer como un país de tecnología, de emprendimiento, y mostrarse más allá del conflicto de Oriente Medio. En este contexto, queda claro que el enfoque cultural juega un papel importante. Para cultivar una imagen de país liberal y democrático, Israel trata de mejorar y alimentar su imagen a través de eventos culturales.
Sin embargo, al contrario que en otras partes del mundo, las protestas contra la presencia de Israel en la FIL – para denunciar su destrucción paulatina de los palestinos, sus políticas expansionistas y coloniales – han pasado casi desapercibidas. Por ejemplo, cuando en 2007 se anunció que Israel iría a la Feria del Libro de Turín, surgió de inmediato una ola de protestas en Italia, y muchas personalidades apoyaron el llamado al boicot hecho por asociaciones árabes de escritores. En la sección El correo ilustrado de la Jornada apareció un fragmento de un comunicado titulado:  “Sobre Israel como invitado especial en la FIL de Guadalajara”. Los firmantes (en su mayoría académicos de México), quisieron “destacar la necesidad de tener muy presente la historia del Estado de Israel y el hecho de que su creación provocó la tragedia del pueblo palestino, condenado al exilio”. Manifestaron el “deseo” que durante la Feria, se tenga presente lo que ha ocurrido con el pueblo Palestino, evocan la historia de la creación de Israel, sus orígenes sionistas, subrayan el “carácter étnico y confesional”, de un estado “judío fundamentalista” que formalmente se viste de democracia occidental. Los firmantes proponen una “paz real” en manos de la sociedad civil – entre ellos los pensadores, escritores y creadores. En resumen, en el comunicado le piden a México reconocer la existencia de ambos estados, y que Palestina sea invitada a la FIL en 2015. El planteamiento del conflicto armado, ocupación y continuo despojo como cuestión de diálogo cultural en manos de la sociedad civil y a la “ética y moral judías,” validando un evento de promoción y de propaganda del Estado de Israel y obviando paralelismos con México, pasa por un mero gesto para aliviar conciencias. El llamado al reconocimiento e inclusión de Palestina, tiene cabida dentro de una concepción de cultura con potencial redentor. Estamos viendo al mundo como está y sin embargo actuamos como si pudiéramos cambiarlo, a sabiendas de que no es suficiente. Y sin embargo, la gran mayoría de letrados mexicanos, siguiendo la línea oficial, optó por ignorar al conflicto de Medio Oriente que Israel representa y sacar provecho de los encuentros, enlaces, contratos, pláticas y demás atractivos que ofrece la FIL: esto es prueba de que valores como la fe, compasión y esperanza, han sido sustituidos por pasiones tristes como la apatía, el cinismo y la ironía. Por eso, la ‘cultura’ se ha convertido en un conjunto de discursos que terminan siempre del lado del poder y el capital; desde este campo, presionar para que ‘se haga lo correcto’, y ‘se diga la verdad’, siguen obviando que el sistema está roto, que los procesos políticos no están en manos de la gente sino en las de unos cuantos. Y aunque por lo menos un pequeño sector de pensadores mexicanos emitió un comunicado, la clase política y financiera de Israel y México que se reunirán antes de que comience la FIL (los representantes de los intereses del 1%), ya no siente la necesidad de justificar lo que hacen para generar ganancias (especular con las finanzas, devastar el medioambiente, explotar la mano de obra precaria, precarizar condiciones de vida y de trabajo, etc.). Tampoco están acostumbrados a hacer compromisos con sus lugares de origen: pueden cambiarse de país (por medio del outsourcing o desterritorialización) para tomar allí lo que quieren (mano de obra barata, recursos energéticos, mercados emergentes, recursos vitales). Por eso, tenemos una cultura dirigida por administradores y productores culturales que son parte del engranaje compensatorio del despojo y devastación neoliberales. En este contexto, la cultura es el apéndice de una cumbre de empresarios que representan intereses de la oligarquía con trascendencia global.
¿Acción visible? Desde su incepción en 2005, la Campaña BDS (Boycott Divestment Sanctions Campagin o BDS) de llamado al boicot a Israel ha servido como una herramienta para fortalecer la resistencia civil contra la ocupación israelí; se dirige a compañías y productos israelíes, al igual que a instituciones culturales y académicas en Israel, que contribuyen directamente a mantener, defender y esconder la opresión de los palestinos. ¿Dónde está el llamado a boicot en México? El tener como invitado a Israel en la Feria del Libro es una política explícita de complicidad con la ocupación israelí: los participantes son embajadores de Israel, los asistentes son colaboradores y parte de la propaganda.  Como lo dijo Jehan Helou, presidente de la IBBY (International Board of Books for Young People), Palestina en una carta a la directora de la FIL, Guadalajara: tener a Israel como invitado de honor es premiar la ocupación, colonización y opresión; es ayudar a un estado racista a limpiar sus crímenes contra el pueblo palestino; Shimon Peres, el criminal de guerra, junto con su delegación de empresarios constituyen “una página negra en la historia de la cultura”.Hacen falta escritores y pensadores sin nada que perder como Aharon Shabtaï, Bertolt Brecht, Louis Aragon, André Breton, Jean-Paul Curnier, Juan Goytisolo, Mahmoud Darwish, Jean-Luc Godard…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada